¿Vacaciones espirituales?

En la vida hay tiempo para todo, trabajar y descansar, comer y ayunar, pero respecto a la vida espiritual, esta no puede tomar vacaciones.

“Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón. Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción” Proverbios 3: 1-2 Nueva Traducción Viviente (NTV)

El verano es la época donde la mayor parte de personas preparan sus vacaciones. Los niños y jóvenes aprovechan que no tienen que estudiar ya sea para pasear, jugar o levantarse más tarde. En la vida hay tiempo para todo, trabajar y descansar, comer y ayunar, pero respecto a la vida espiritual, esta no puede tomar vacaciones.

En el mundo espiritual no hay descanso.

La vida del creyente es una guerra constante, de pensamientos, deseos, tentaciones, ataques espirituales, emocionales y hasta el enemigo hará lo posible para atentar contra la salud. En el mundo espiritual no hay descanso.

El salmo 121: 4-6 dice: “He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche”

El tiempo y el lugar no es un pretexto para descuidar la vida espiritual. He escuchado algunas personas que dicen: no voy a la iglesia porque mis hijos están en tiempo de exámenes en la escuela, no voy a ir porque me llegan visitas, el domingo no voy a la iglesia porque vamos a celebrar un cumpleaños, no pude asistir al estudio bíblico porque no me sentía de ánimo. Y así una serie de excusas y pretextos que lo que hacen es detener el fortalecimiento espiritual.

Recuerdo a una persona hace algunos años que me dijo: “pastor no voy a congregarme durante tres meses, porque Dios me dijo que me quedara en mi casa” a lo que yo le respondí: “Dios no contradice su Palabra” ya que la escritura dice: no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre. Hebreos 10: 25

En la actividad física y en las emociones es necesario tener momentos de esparcimiento y recreación, pero no en la vida espiritual. Cuando estamos durmiendo el cuerpo descansa y se renuevan las fuerzas, pero el espíritu sigue activo, por eso no existen las “vacaciones espirituales”.

Reflexiona Sobre Esto

  • ¿En algún momento ha querido tomar vacaciones para no orar o estudiar la Palabra?
  • ¿Se ha sentido cansado espiritualmente?
  • ¿Le ha pedido vacaciones al Señor? ¿Por qué?

Lectura Del Día

Josué 1:1-9

2 Views
Facebook Comments