Mirando a Jesucristo y no a las circunstancias

“Que el Dios de paz los mantenga completamente dedicados a su servicio. Que los conserve sin pecado hasta que vuelva nuestro Señor Jesucristo, para que ni el espíritu ni el alma, ni el cuerpo de ustedes sean hallados culpables delante de Dios.  Él los eligió para ser parte de su pueblo, y hará todo esto porque siempre cumple lo que promete” 1 Tesalonicenses 5:23-24 Traducción en lenguaje actual (TLA)

Hay pruebas y circunstancias que nos pueden hacer perder la mira de las cosas de Dios. Todo lo que hagamos, sea de palabra o de hecho tiene que ser para darle Gloria a al Señor. El enemigo de las almas es un experto en provocar distracciones. Las mismas siempre suceden en momentos claves como la oración, la lectura de la Palabra o los momentos de adoración.  Es por esta razón que siempre debemos de mirar a Jesucristo y no las circunstancias.

Poner la mirada en el Señor asegura una buena dirección profética para llegar a al propósito divino de Dios. Circunstancias hay buenas y malas, aun así, debemos de mirar a Cristo en todo tiempo. Mirar las circunstancias y no mirar a Cristo en momentos específicos puede ser desastroso cuando tengamos que tomar decisiones

Él dijo que siempre estaría con nosotros, y así lo hará.

Todos experimentamos adversidades,  las circunstancias y las pruebas pueden sacudirnos si no nos aferramos a la verdad. Él dijo que siempre estaría con nosotros, y así lo hará. No debemos de olvidar que Dios siempre va a atender nuestras necesidades.

Reflexiona Sobre Esto

  • ¿Cuáles son las razones por las que le cuesta orar?
  • ¿Con que frecuencia las circunstancias le cambian su temperamento?
  • ¿Cree que en algún momento Dios se ha olvidado de usted?

Lectura Del Día

Romanos 8: 28-39 , Hebreos 12: 1-11

Facebook Comments
287 Views