Libre de cadenas, por medio de la oración

Cada oración, cada clamor está garantizado que Dios lo escucha.

“Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos” Hechos 12: 5-7

Existen casos donde hay personas que están privadas de libertad, y no necesariamente porque cometieron algún delito. El apóstol Pedro estaba preso, por ser seguidor de Jesús. La pena que le dictaron fue muerte. Unas horas antes de la ejecución Dios envió su Ángel para librar a Pedro, lo que sucedió fue sobre natural, 16 soldados, 3 puertas incluyendo una de hierro no pudieron detener la mano del Señor. Pedro no escuchaba a los que oraban y clamaban por El, pero Dios sí. Cada oración, cada clamor está garantizado que Dios lo escucha. A nosotros nos corresponde confiar con toda certeza que Dios hará el milagro.

Pedro no escuchaba a los que oraban y clamaban por El, pero Dios sí.

Podemos pensar en cadenas o cárceles físicas, pero también existen las espirituales. Para Dios no hay ningún inconveniente en que pidamos por cualquiera de las dos. La iglesia se fundamenta en Cristo y se alimenta de la oración. Una iglesia sin oración, es una iglesia que no vive la voluntad de Dios.

Si queremos ver milagros sobrenaturales, experimentar una verdadera libertad en Cristo, no hay otra forma, no hay otra manera que no sea confiando en Jesucristo y orando en todo tiempo. Las iglesias se llenan de personas, pero no todas las personas se llenan de la Palabra de Dios. La Palabra es viva y eficaz y más cortante que espada de dos filos. Esa espada es poderosa, debemos de usarla en todo tiempo.

Si usted está pasando alguna situación que necesita ese milagro, o si alguien que conoce está esperando por la respuesta de Dios, hay que orar, orar individual, orar en grupo, orar con el cuerpo de Cristo que es la iglesia, es 100% garantizado que el milagro llegará.

Reflexiona Sobre Esto

  • ¿Ha sido testigo de cómo Dios rompe cadenas?
  • ¿Es usted una persona de oración constante?
  • ¿Cree en el Poder de la oración del cristiano?

Lectura Del Día

1 Tesalonicenses 3: 11-13

176 Views
Facebook Comments